¿Qué tal? (Erotico)

¿Y si te cuento de mis ganas
y sueños prohibidos?
¿Si me olvido de recatos
y dejo las aparciencias?
Si vives en mi mente, y recorres mis sentidos,
¿qué me detiene para ir hacia ti?
Hoy, hoy iré a ti, despojada, libre de tabúes,
fuera de inhibiciones o culpas.
Mis disimuladas apariencias caerán por el piso, junto con mis vestidos. En mi piel, sólo habrá el perfume que te gusta,
el que percibes en mi cuello; limaras
su fragancia, su dulzura.
En mi manos
no verás joya alguna, sólo un vaso de vino.
Seré tuya a plenitud,
a conciencia en mis curvas ya no lisas,
en mi piel, con sus arrugas o marcas.
Mi garganta no sabrá de pudor o decoro,
la dejaré gritar si lo desea al igual que mis uñas, rasgarán de tu espalda si lo ansían.
¿Qué tal si no te cuento de mis sueños, ni te digo mis secretos?
Al fin que ya los sabes...
Sólo ven, que ya te espero.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota