No habrá

No habrá de que morir bajo la sombra,
cuando no haya ni rastro ni cometa,
al pie de las tumbas transitorias,

ni habrá de que vivir bajo la lluvia,
si en la tierra mojada
no veo por delante tu huella,

no habrá guardaña en la discreta sucesión
de los momentos y las horas bajo
la lupa de la ausencia eterna,

ni habrá semilla para plantar
en los surcos de la vera de mi senda,
la aridez, será fruto de mi siembra,

tus manos ya no serán de ahora,
serán de un ayer que me lacera
el futuro con una niebla abrumadora,

mis ojos no tendrán ante mí tu rostro
lacerado, omitido, ni un fin
de los tiempos cubrirá los vacíos,

el calor de mis sábanas
ya han olvidado tu recuerdo
mas, mis poros aún viven tus labios,

y el vaso, el vino y la mesa
acusarán mi lágrima deudora:
¡te vas y te debí la vida entera!

Autores:
Pablo Carvajal, Costa Rica
María del Rocío, Estados Unidos

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota