Mi madre fue...

Olor de frescura de la tierra mojada.
Memoria umbilical que mis entrañas guarda.
Cantos de jilgueros en la madrugada.
Tañar de campanas al fresco del rocío.
Miranda clara y pura al rayar el alba.
Delicias de paladar primero.
Prodigioso canto de cuna,
que remota mi ser hasta pisar el cielo.
Terso toque de dedos en mejillas.
Risa de cascada y luz de medio día.
Impávido sostén hasta último aliento.
Piloto de añoranzas.
Tenaz defensora veladora de sueños.

Éso y más fuiste madre, aún yo te recuerdo.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota