Entrega

Hoy, todo en mi
esta dispuesto a ser una contigo.
Presta estoy a hacerte el amor,
sin tabúes y sin peros.
Hoy, mi piel tiembla
por la espera de tu sustancia
y alimento.
Mi olfato está abierto,
se embebe la fragancia de la gardenia y el jazmín.
Mi pecho se expande bajo el cobijo de la luna.
Aquí, bajo el manto de las estrellas
la brisa se hace cómplice de los grillos que dejan su mejor melodía.
El frescor de la noche
toma a su antojo mi piel desnuda,
cierra mis ojos,
me acaricia lentamente.
El pasto húmedo
abre sus brazos y me recibe
para darme su mejor beso,
"recorriendome desde mis pies hasta mi espalda",
la suave lluvia estremece
todo mi cuerpo,
enviando intensas sensaciones
a mi corazón palpitante.
Aves nocturnas armonizan
con su canto dulce,
acariaciante.
El firmamento se abre elevando
mi liviano cuerpo
llevando mi ser a un éxtasis placentero de paz y entrega.
Hoy, todo me hace el amor
y yo me entrego.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota