Desgarras

Me hago de tus versos
que calan como espinas.
Me producen ansiedad,
erizan mi piel.
Versos cargados
cual alquitrán en las nubes
vas dejándo espasmos
en mi piel desnuda
y regando con sangre
los pétalos de mis rosas.
Vas trillando
el pasto fresco de mis pasos.
Tus alas de prosa oscura
me cubren en su sombra.
Levanto mis manos hacía
el sol para que sus rayos
den calidez a mis entrañas.
Por más que me alejo de tu boca, tu beso cruel me reclama.
Las uñas de tus dedos
en mi espalda hacen grietas.
Mis lágrimas corren
pidiendo que te alejes,
mas tu fuerza oscura me domina.
Eres sombra magnética
qué atrapa,
me envuelves
en tu voz seductora,
qué da versos
que transitan hasta mi alma
quedando muda al interperie.
La voluntad
pierden mis sentidos.
Mi cuerpo, mi boca,
reconocen que eres su vicio.
Mi piel entera vive
tu poesía,
por más que busca tu alma que dejas
en pedazos en tus letras.
Me resigno,
me uno a mi
desgracia y mi delirio.
Tú.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota