".....UN JUICIO LITERARIO...."

poema de DEMOCLES

.-¡¡ Callaos todos, guardad silencio y poned en ascuas vuestra atención,
La corte en este justo momento sus mercedes, da por iniciada su sesión...!
Hemos de juzgar a un poeta, que se ha adormecido en una alucinación,
¿Si él está loco o esta cuerdo?, debemos dirimir aquí hoy cual es la cuestión…….

.-El fiscal ha traído de testigo, a un hombre que por tiempo al acusado leyó,
Pero que al correr de los tiempos, de tanta fabula y fantasías al final este se canso.
Otros dicen que al mismo demonio en sus escritos vagos él con magia conjuro,
Y una dama se ha quejado gritando, que a todo su género en un escrito ofendió……..

.-Mirad bien al pobre hombre, no quiso a nadie como su tenaz y cabal defensor,
Prefiere escuchar callando las acusaciones, y entender por qué tan solo se quedo.
Este hombre esta de remate, no le podéis como jurado otorgar nada de razón,
Es un peligro para las letras, y para nosotros los letrados de cabeza un gran dolor….

.-Al parecer algo el nos quiere decir, seguro que nos querrá llamar a compasión,
Su labia es majestuosa puede doblar robles, si el roble llegase a oír su retorica voz.
Venid dejadle tranquilo hablar, pero no dejéis sin defensa a vuestra comunión,
Que os puede convencer y puede hacer que nazca entre vosotros desunión…

.-¡¡ La voz del poeta firme y clara en la corte así sonó ¡!...

.-A quien puede dañar pues de vosotros, esta mi tan cuerda enajenacion,
Podéis ver que son tan pocos, los que visitan mi derruida y literata mansión.
Yo no soy un peligro, mi vanidad no me alcanza para ponerme en vuestra posición,
Más bien en la humildad yo escribo, el respeto me guía es mi más clara dirección….

.-Yo me he ido quedando solo, después que tuve de lectores todo un montón,
Pero en la soledad seguiré con mis escritos, mientras me llegue una inspiración.
Me vais a tener como clavo en vuestros zapatos, si me seguís dando tanta atención,
Procurad ignorarme os digo, aunque me quede con un solo pero el más fiel lector………

.-Acusadme de lo que queráis, no me han de llenar con ninguna preocupación,
Un cardenal se puede secar, pero siempre habrá en su lugar alguna otra flor.
Ahora saldré de aquí, sin exaltarme con esta vuestra ruin provocación,
El talento lo mantengo y mientras viva sabré componer, poesías y alguna canción…

.-LA CORTE HA ENMUDECIDO Y EL ROBLE DEL JARDIN LEVEMENTE SE ARQUEO…

Comentarios sobre este poema