Calle San Mateo

Calle San Mateo, comenzamos en distancia la noche y tal vez con la excusa de la gente, casi veía tus labios en los míos.

Veintisiete, dicen del bar que no tiene historia, pero tu y yo dejamos nuestra unión allí, la que jamás culmino y quizá solo en sueños comenzó.

Tan cerca como para poder apreciar el matiz del sabor de tu wiski en tus labios, tan lejos como para no probarlo.

Tan próximos como para nombrar el sexo, el que no es compartido, aunque si en bromas, visitamos el baño y ¿lo vemos?

Tu y yo saliendo, tu prometiendo mas noches como aquella, y si fueras mi pareja, celoso te encontrarías en la puerta.

Tú y yo intimando todo lo que nos permitía el espacio, en aquel sitio de todo menos romántico, pero tan mágico para ambos.

Si pensara nuevamente en aquel momento, pensaría que me estabas instigando a sentir, no solo tus manos.

Y vuelves, sin volver... No se por qué tal día como hoy, me recuerda aquel día en agosto en que me veías llorando.

Aquel momento en el que no sabía que eras tú el que rompía mi mundo y quebraba mi espacio.

Calle San Mateo devuélveme ese momento, llévame a su corto abrazo, para que lo acabe besando.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota