Deliciosa

poema de mario ramirez

Al tenerla en mis manos
mis papilas gustativas
humedecieron mi boca,
el pedúnculo arranque de un tajo
hincando los dentales
en su atractivo epicarpio
oh oh su dulzura me inundo
deleitándome con exquisito bocado.

Su curvilínea figura
a pasado a segundo plano
disfrutando del mesocarpio
tan deliciosa carne,
Permíteme que de tu jugo beba
porque desde el principio
fuiste tentación y deseo
volvió locos Adán y a Eva.

Eres deseable en cada linea
solo la base invita a tenerte
la entrada Sépalo es su nombre
Estambre la hendidura interna
el fondo se llama Estilo
!! todo !! invita a comerte,
en El lóculo la vida no termina
porque tu semilla la plantara el hombre.

Comentarios sobre este poema