A GRITOS

A GRITOS

Enloquecer de amor.
Morirse desde dentro,
de añoranza,
de pena,
de rabia,
de celos,
de besos perdidos,
de revolcones no dados,
en bosques de sexo no ejercido.
Morirse de no abrazar,
de un desayuno monótono,
de una taza sola, carente de compañía.
De soñar con su boca, sin querer otras bocas.
Enloquecer de amor sin que se note.
Morirse desde dentro,
sin perder la compostura.
¿No es peor ésa locura?
Prefiero enloquecer, rompiéndome el alma.
muriendome a gritos.

mabel escribano
d.r.
imagen: google

Comentarios sobre este poema