Suya

Y fue allí 
donde terminó todo,
allí donde murió corroído
por aquel beso,

Entre sus piernas abiertas
con un lápiz en la mano,
y unos viejos versos apilados en la otra...

Sobre su regazo,
sus nalgas y
el olvido de haberle
sido suya.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota