el convento ardió

poema de LUMO

Llegaron los rojos,
pánico, terror,
por dios que
corran hasta los cojos
grito el prior
todo lleno de pavor,
cerrad las puertas del convento
que quede todo el mundo dentro,
que queden fuera
las almas impuras,
gritaron a pulmón unos curas,
que recen al santo,
arrodillaros ante su manto,
fuera se oían gritos de furia,
gritaban enloquecidos contra la curia,
desazón en el interior,
miedo a lo que pasaba en el exterior,
rojos en legión
pedían pasar los monjes por el paredón,
odio rezumaban
pues con todo el corazón odiaban,
a los que dentro de los muros
se sentían protegidos,
por según ellos ser por dios los elegidos,
desde fuera con tesón
empezaron hogueras,
y a golpe de empujón
quebraron las puertas
que contenían a las huestes,
los monjes horrorizados de ellos
dijeron pestes,
prendieron fuego al convento,
ardiendo todo el que estaba dentro,
solo quedaron cenizas
cuerpos quemados
restos llagados
consumidos por el fuego
todo pareció un infierno,
como si alguien abriera
las puertas del averno.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota