Un regalo

Como un último regalo
Nos juntamos el viernes
Una cálida noche de agosto
Con estrellitas, media luna
y un Lucero.
Ella bailaba como loca
Giraba y cerraba sus ojos
Y en su alegría
parecía que había,
un gran misterio
Tal vez soledad, silencio
Pelo lacio, ojos negros.

Fue paz, fue amor
Un estar y no estar
Un giro. Un grito
Una señal de libertad!

Tomamos toda la noche!
Ella sólo dos copas vinos
No paró de gritar y bailar
Como loca!
Con el infinito…
“El límite es el cielo”:dijo.
De repente entró en sueños
Como duermen los angelitos.
Dos chicos se amaban
Y nos íbamos a casa
Muy despacito

Nos fuimos en auto
Dejamos a los chicos
Y en medio de la noche
Se bajó en la calle Flores
Para perderse
Buscando su destino

Y no la vi nunca más
Tal vez fue un saludo
y un te olvido.

Comentarios sobre este poema