Junto a mí

Pasé toda la noche pensándote
Te imaginé de mil maneras
y, sobre todo, desnuda junto a mí.
Intenté recordarte tal y cómo solías ser: pequeña, callada
insoportablemente hermosa
con tus lisas mejillas cubiertas de rubor,
las manos finas y confiadas al sueño, junto a mï.
Hubo mejores noches con la misma luna, con la misma luz,
es sólo que podía oír tu acompasado respirar,
y podía sentir las esperanzas que descuidadamente
dejabas a los pies de nuestra cama
abandonadas Igual que tu vestido azul
Pasé toda la noche pesándote
Hasta que amaneció y ví tu ausencia
tu fría ausencia junto a mí

Comentarios sobre este poema