REALISMO...

poema de Lucia

El hambre,
camina agazapada
por las calles del mundo.
Come desechos,
excrementos,
reciclaje de vida.

No se lamenta,
porque no tiene
asistentes que la escuchen.
Corre tras un pedazo de pan
que alguien dejó abandonado
como si fuera el cáliz que cae
de un cielo que calla.

Bebe la leche vieja
en recipientes
con olor a muerte.
El hambre es frío,
es querer asirse
a un velero que zarpa
cargado de quejidos
en una noche
de tormenta oscura.

Es estar secuestrado,
muerto en vida,
con una mano extendida.
Es llevar en el corazón una bandera
y por traje, un sucio cobertor
tejido con hilos arrancados
de un pedazo de patria
enmudecida.

LUCÍA
Derechos Reservados

Comentarios sobre este poema