No cantó

poema de Luz Inés

Trece de abril.
Amaneció tan gris Montevideo,
la bahía curvó aún más sus comisuras
y los ceibales todos apretaron sus bocas.

De sur a norte corrió la mala nueva
y un pueblo entristecido
cual procesión de fuegos divergentes
acudió renuente a tu memoria.

Porque ese día funesto
se cerraron impávidas,
para guardar tu pulso,
las venas de tu América Latina,
se vistieron de luto los abrazos,
y ya no en Libertad
el pájaro al que tanto defendiste
ante tu ausencia, Eduardo,
no cantó.

Comentarios sobre este poema