Miasma

poema de Wolffallen

Como puedes ser,
Algo, de mi pasado más remoto,
Oscuro,
Anterior a mi adolescencia,
El tumor invisible de mí niñez,
Que llevo, implantado en mi memoria.
-
Te vi hoy,
Arcaico y rancio,
Te debo,
Toda la culpa de no entenderme,
De no haberte agradecido,
Lo diferente que soy,
Me costó aceptarme,
Pues el camino no ha sido de rosas,
Hasta bien entrada mi treintena,
Aun así,
Hay cosas que sigo sin comprender,
Ni siquiera de mí,
Ni de la gente.
-
Hoy sentí,
Terror y pánico,
Observando de lejos, el aura de tu rostro,
Antaño no comprendía,
El daño causado,
Al perder mi inocencia,
Por querer hundirte,
En la ingenuidad de mi alma.
-
No comprendo,
Porque aun no teniendo culpa,
Me derrites el escudo,
Que tú misma consecuencia elevo,
Me observo (desde fuera) inocente,
A la entrega de tu placer,
Veía todo como un juego incomprensible,
Que aún sigo sin comprender,
De cómo tener que agradecerte en la distancia,
Y, sin embargo, teniéndote delante,
Soy incapaz de mirarte a tus ojos.
-
Vi la infantilidad,
Representada en mi imaginación,
Imágenes,
Que aún están en mi memoria,
No deseo ser más fuerte,
Creo que, el no mirarte la cara,
Demuestra, la fortaleza que albergo,
No te deseo mal pues el destino,
Te está posicionando,
En el lugar de tus actos,
Hay, ya tendré el valor,
De observar cómo te consumes,
Entre la miasma de insectos,
Devorando tu esquelético cuerpo.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota