Y otra vez la lluvia...

Y otra vez la lluvia bendita
que regresa,
que moja
que recuerda,
que fertiliza
y que retoña...
ésa lluvia que revuelve adentro,
que estruja las ganas...
Otra vez estoy aquí.
Reincidente de la memoria
o del corazón,
he gastado tiempo
energía
silencios
tratando de acallar
un sentimiento
que así no se quiera
se debe arrancar,
aunque se lleve una parte del alma...
Se debe ya acabar,
se tiene que secar.
Tú dices que no hay dolor,
que no piense en eso...
Claro que hay dolor
y hay suficiente
como para saber
que se vive
porque lo que ya no duele
es porque está muerto...

Comentarios sobre este poema