Me estoy yendo...

poema de Red moon

¿Podría decir que terminé?
Termino en su cama llorando acostada, tratando de calmar esos anhelos de mi amor barato y de decir adiós por siempre.

Una dulce melodía camina por mi conciencia, algo se desliza en una forma casi peturbante. Me siento rodeada de cielos negros y lamentos... Escribo para las voces ¿Pues qué podría ser motivo de mis afanes? Estoy sola y pienso, solo pienso... El humo se escabulle como una bailarina en su primer recital.

Heme acá, como una mujer gris ahincada en el marco vacío de un gran universo, sin colores, sin líneas, sin ningún esfuerzo. Como cuyos ojos nadie puede descifrar, como un funesto aire que va... Me llevo a mí misma a los más profundo, dan deseos de suicidarse, así sea solo una partecita, una partecita para que se vaya muriendo el dolor poco a poco. Dan deseos de sacrificar todo, de botarlo todo, de abandonar a todos, de huir, irse del mundo, ¡Irse!

Fumo y tengo ganas de llorar, pero sigo viva, más muerta que viva. Pienso en mi cuerpo dolorido y apasionado, ¡Cómo lo odio!
No quiero ver a nadie, necesito soledad, tal vez una clínica...
¡Dios mío! Siento tanto dolor, presiento dentro de mí una lucha repugnante.
La gente no me importa, nunca me ha importado, mucho menos el éxito, el ideal del éxito no es nada, menos que nada... Temo que mis anhelos por escribir no sean solo más que excusas de un fin anhelado, de una esperanza para tener fe en mí...

En la mañana me he levantado, algo nauseabunda, fui al espejo y me miré, me miré con la cara larga y sin matiz alguno. ¿Qué habrá en mis ojos? Parece que no hay esperanza. No me he reconocido, y me dije "ESTÁS ENFERMA".
Se me ha ocurrido señalar una fecha, fecha para mí suicidio, hasta ese día he de escribir, ¡Vaya valor tendré que recolectar!

Las falacias me inundan y me inclinan, dejándome yerta de fatiga, débil, amargada... Sé que vengo del mundo, un mundo que no es mío, de ese mundo que hay afuera. ¡Nunca entenderé mi tierra! Pura y cruel mentira, mi pureza, mis cantos, mis poemas, todo destruido, todo inservible...

Me estoy yendo porque se me resbalan los fines, soy un simple deseo suspendido en el aire, no sé nada, tampoco comprendo, por favor ayuda, ¡Quiero creer! ... Solo creer.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota