Ángel

Jamás pudieron escoger al hombre al que
llamarían papa,la vida se encargó desde siempre que ustedes lo que el tanto amo conspirar con el destino
convirtiéndolo en parte de sus vidas.

Su padre ese que solo conocían aquellos en un bar
entre copas los que solo podían definirlo como “Amigo” simpático y servicial. Porque ese compartir jamás se acercaba a lo que era su mundo cuando solo existían ustedes.

No tuvieron un padre perfecto puesto que eso no existe
la vida les permitió tenerse uno a los otros para construir dieciséis años de vivencias, que con el alma destrozada aquella mañana gris quedarían en recuerdos

Nunca se puede olvidar el amor que un hijo sienta por su padre lo que fue un beso, un abrazo, reír por sus payasadas, las vivencias por encima de cualquier diversidad. Todos esos momentos impregnados en el tiempo.

Serán ustedes el recuerdo vivo de su padre
el palpitar de su corazón el sueño y deseo mismo de todo lo que un día fue y amo en cada uno de ustedes sus
tres ángeles.

A ti Ángel D Jiménez
Gracias por nuestros hijos
1974-2016

Comentarios sobre este poema