MI CREDO

Cabes en mis ojos abiertos
que te han llorado tanto
cabes en mis brazos esperanzados
en mis plegarias nocturnas
y en el credo que me nutre
Cabes en mi silencio
y en las noches en que no duermo
y en cada astro de ese cielo
que ha perdido su encanto
para volverse una boca de muerto
Cabes en cada sueño
en que te has metido sin aviso previo
y aún cuándo despierto
cabes en un remanso eterno
de mi pensamiento
Cabes en mis manos, en mi alma
y en mi memoria fiel a tu recuerdo

Sandra García Tenorio
Derechos Reservados

Comentarios sobre este poema