Todo

Intentando descubrir el sueño sin memoria, quizás los dueños en su entorno más hostíl aún descifran su existencia, el cáos sin prisa envuelve su paciencia para lo que queda.

Caricias de un nuevo paso, viento aliado que extiende su inmensurable tiempo, el miedo a su cobardía nunca expresará su anhelado propósito quedando en medio de la muerte.

Cuento mortal que dispara desde sus fantasías errantes, cuadro enmarcado que detiene la sangre, una escena que va del final hasta la parte central donde queda reflexionar.

Seres de un grueso calibre, cuantos que se unen en su derecho y deciden cambiar una rutina, míras en la eternidad desde su eléctrica tormenta y su corrección diaria.

Barcaza con faról de aquel lejano destino, como un tango dejando en la carta la señal, la túnica de armonía regresando del más allá y vistiendola para el vértigo seguro del porvenir.

Entre tantas posibilidades,las energias de unión aparecen y de la nada regresan con el recuerdo mismo que sigue siendo rechazado, el libre corazón que late con más fuerza al sentir amor.

Comentarios sobre este poema