Pequeños ojos, grandes lágrimas

poema de Laella

La gente ni un minuto se pone a pensar en el mal que suelen causar. La paz no los reina ni por un segundo, a cada hora ahi alguien de luto.
No les importa las lagrimas de la gente, no les importa verlos sufrir por las muertes. Ustedes siguen los impulsos del monton, no se fijan en poder llegar a una buena conclucion.
Las guerras no terminan y sus corazones mas se enfrian al tener un fierro en la mano con el cual van apuntando a gente que no causa ningun daño. Los ojos de las personas ya no palpitan y sus apreciados sufren por no tener a quienes ya no tienen, por llorar a quienes ellos quieren.
Amados tuvieron que separar sus corazones y solo tenerse presentes en los recuerdos de sus emociones. El corazon solitario calla su llanto, para que su hijo no sufra la partida, de quien lo arropaba por las noches y lo despertaba al mediodia. Niños que jugaban con juguetes, tuvieron que ver a sus padres sufrir sus propias muertes.
Juegan con fierros, juegan con fuego, pero no les importa que la gente sufra la condena de vivir sin quien los protega...

Comentarios sobre este poema