Clonico Castigo

poema de Julio

Asiento con la cabeza,
Como perro de salpicadero.
Ojos secos como tierra,
Mas hay una colmena
En mi cerebro.

Y de nuevo comienza,
El sentimiento sincero.
Gritos de guerra,
Pero mi apariencia es serena,
Hay fuego en mi cerebro.

“Lo siento” “Lo siento”

Asiento con la cabeza,
Al son del mortero.
Mortero que aterra,
Pero mi apariencia es serena,
Todo se oscurece en mi cerebro.

“Lo intento” “Lo intento”

Reverbera en mi cabeza,
Como un golpe certero.
Este estigma me yerra,
Hay humo en la colmena.
Ya no se de quién es este cerebro.