Mientras nuestro amor dure...

Sí conoces la pasión
De sus labios todavía,
Sí aun duerme en su colchón
Entre sombras noche y día,
Sí te canta el ruiseñor
Con gracias y alegría,
Y sí aun viste su color
De dorada fantasía.

Sueña entonces a su lado
Vida mía,
Sueño largo y anhelado
Bajo el techo de su vida.
Como nunca vino el llanto
A formar parte en la familia,
Al final llego de noche
Disfrazado de monotonía.

Por la puerta entro deprisa,
Su silencio me dolía.
Y así murió mi risa;
Muerta, herida por melancolía.
Hoy detrás de la vitrina
Yo, que respiro en agonía,
El cantar del mundo predica
De este torpe, bella alegoría.
Todos juntos en la mesa
Juegos, cena y alegría,
Olvidamos la promesa
Que este amor no acabaría.
Y esta farsa se acabó,
Como todo cuento termina.
Ambos dormidos en colchón
Disfrazando la mentira.

La enseñanza del amor,
Que a mis hijos yo daría,
Hoy me quema el corazón;
Esto nadie lo veía.
Esto nadie nunca lo vio.

Comentarios sobre este poema