Lujuria, amor y sueños.

Luna, esta noche entra por mi ventana
Con tu piel desnuda rosa mi cama
Que quiero verte dormir.
Luna muestra tu rostro frio y hermoso
Distante de la tierra y siempre a tu cuidar.

Y estamos atados a la libertad nos guste o no
Viviendo en compañía con la soledad
Y su charla nos dice las respuestas… aquí estoy yo.
En voces y en silencio… sin mirar.
Tengo una contienda con la soledad y la tengo que encarar solo
Cuál es mi sorpresa que dentro del mi dolor
Yace a quien yo adoro
Hoy no siento culpa, ni pena, ni nada.
Hoy te doy mi mano, tú hunde tu daga.

Tu musa de los sueños húmedos, dame tu fastidio.
Tu mirada fría llena de melancolía.
Bien toma lo que quieras, hurga hasta mi alma
Pero de este corazón helado de ni una gota te harás.
Tenme amante, arrogante.
Nunca me dejes errante, solitario.
De ti hazme espada y seré tu fiel corsario
Mujer de indiscreta armadura
De espectáculo en flor
De tus piernas laguna, de mí, lecho; corazón

No me mates dolor, solo no me alejes del profundo miel
De su mirada y el calor de su café, de las juntas madrugadas
Y las tardes con su fe.
Dime ser de luz, con ese fulgor en tus ojos.
Tú que miras en la dirección correcta,
Aunque goce, aunque duela.

Comentarios sobre este poema