No sé.
La noche se hizo fuego.
Y yo incendié voluntariamente mi corazón
en uno de esos sacrificios
innecesarios.
(Donde nadie muere.
Donde nadie se salva.)

Mientras el campo ardía
algo en mí festejaba el incendio.

***
Del poemario "Mirador para tormentas" (2019)

Comentarios sobre este poema