Desentir

Luna despierta,
enreda mi barba tu cabello
casi veo tu adentro
como vos el mío.

Tus manos encendidas
saben ahorrar milímetros
hoy vengo a cambiarte
mi amor por tu silencio.

No me culpes, no soy como el hielo
yo si embargo lo hago, mi sangre es caramelo.

Los sentires a veces sobran,
Ah! Te regalaría el sol con viento
pero no se me está permitido
soñaré, entonces, con que no siento.

Sin embargo sigo pájaro
que no entiende despedidas
y vos siempre tigre
tremolando madrugadas.

Comentarios sobre este poema