De Faroles y Mundanos

Trajes viejos no encuentran armarios
esperan saber o al sabio ausente
recuerdan minuciosamente
los muebles no heredados.

Corrí hacia la nada y encontré todo
retrospección dentro de otra
no sabés llamarme por mi nombre
sin embargo, hoy me llaman sombra.

No es futuro lo que se sueña
ni pasado todas mis vidas
ya no creo en historias vivas
sé muy bien, me las cambiarían.

Cualquier luz naranja nos bañaba
largo océano recorrimos
pensándonos sin destinos
de faroles y mundanos... ¿dónde nacimos?

Comentarios sobre este poema