Sueño y Anhelo

poema de Juan Johnston

Hace mucho, mucho tiempo...
navegando en mar abierto, donde las gaviotas cantaban
canciones de cuna en el fuego del atardecer...
Buscaba como loco lo que una vez soñé y no conocía.
Vi una sirena de largo cabello, que de no ser por su
color azabache podía confundirse con el mar...
me profundicé en el, me enredé...
En sus ojos las algas se hacían presentes...
piedras de jade fundido eran sus ojos...casi dormidos,
en su aliento se sentía el viento,
en su sonrisa se reflejaba mi anhelo...
Era ella lo que buscaba hace tiempo...
en mar abierto, adentro, profundo...
Las gaviotas ya duermen,
el fuego de la tarde se extingue...
Ya con mi sueño en brazos me sumerjo con ella,
en ella...en lo profundo.

Comentarios sobre este poema