Ausencia nocturna

poema de Juan Johnston

Mi amada no está...mi amada partió!
una vez mas...con ella mi sombra quejambrosa
e inconforme se va, tras su cabello
fluvial, negro abismo...
un corazón danzante que la noche hipnotiza y se lleva.
Un fantasma solitario se sienta conmigo...
me asecha como soledad, me espanta,me miente...
se burla de mi abandono...
bebo, fumo...Recuerdo, cubierto de obscuridad,
recuerdo...embriagado de ella.
Y ella?, ella duerme y su corazón
aún danza, su sueño vuela...su alma descansa.
Un amanecer es testigo de mi desvelo,
con la luz se van recuerdos,
demonios tormentosos...
el fantasma acosador y burlón aún
sigue despierto y se va con su nada.
Con besos despierto y en besos muero,
mi amada a mi lado está, mi amada volvió..
su alma despertó y mi corazón
con el suyo danza.

Comentarios sobre este poema