Entre Suspiros

Ingenuo en sentirte aún aquí
voy ninguneando con bravura,
la ausencia de la dirección
donde pernocta
este corazón
en fisura,
en el pasaporte
de tu exilio sin mi.

Me encuentra el sol
engañando en las mañanas
a mis sentidos.
Estrujando con tristeza mis almohadas,
inhalando tu perfume entre suspiros.

Cobarde fue mi orgullo
al traicionar al frágil músculo,
que hace posible entre latidos
su mismísimo existir.

Y es canalla la memoria,
que atinandome abatido,
sin errar un solo tiro te dibuja,
en las retinas
del olvido obligatorio.

De lo que mas he querido,
sin quererlo tendré que librarme,
por lo que mas he sufrido,
fue por nunca tenerte en realidad.

Comentarios sobre este poema