Le llegó su turno .

poema de Carlos Torres

Un halo , purpura suspiro de la noche.
Empieza la ronda hay que vigilar .
Calles vacías , no cabe delito ,
Calles vacías , no cabe delito ,
Hace frio y espera a su compañero
en media hora su jornada muera .
Tantos años recorridos los mismos lugares
tantos años recogiendo despojos sin dueño.
Ansioso que acabe su turno , su jubilación ,
un descanso para morir en paz.
Escupe el suelo un charco de acero y sangre en la camisa ,
antes de caer ve el rostro ejecutor de la muerte.
Calles vacías , no cabe delito ,
Calles vacías , no cabe delito .
Zas , el compañero sostiene una navaja ensangrentada ,
llora la muerte en una paz entristecida .
Lodry sonríe al lado de su asesino...
Calles vacías , no cabe delito ,
Tantos años recogiendo siempre los mismos sitios .

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota