Mi Noche

poema de Josue Aymer

La luna me sonrió tal cual el frío me abrigo,
conecte mis pupilas hacia los astros remotos,
pensé que volaría pero tropecé en castigo
sacudí la polvadera encolada que denoto.

Estando inclinado en palma sanguinolenta
retentivas se exonera en mis gemidos
tan verosímiles en relegarse pero se fomenta,
con el viento medroso soplando lo unido.

Que oscilante ese frío de talludo calibre,
vacilante de mis tejidos en tela recia,
estremece los grafitos de tu nombre libre,
poniendo en riesgo de lo intrínseco se ofrecia.

Sentí desplomarme en pedregales ignotos,
lagrimales se invocaron en mi sed obstinada,
desvaneciente esperanza mía se vallo mis ojos
la voz musitante se interpela hacia mi amada.

En lo antagónico de la angustia mordaz,
mano gratificante en lo calido se manifestó,
expectativas de la gentileza de su faz;
juntos tu y yo amor, esa ninfa replicó.

Es ella quien atendió mi auxilio tácito,
empática de la ayuda supuesta en oscuras,
recurriendo diligentemente congoja en mi derrito,
otorgando la sutileza señero de su ternura.

Deferencia en sus pasos hacia mi corazón vacilante,
Combatiente en espada y amor en escudo
Promesas decretas en nuestras manos se mantuvo,
no olvidaré que en lo triste y alegre siempre voy amarte.

Comentarios sobre este poema