Sentir

poema de Jose Valbuena

Me erizo solo al soñar con besar esos tus labios llenos de tantos sentimientos y deseos.

Como el acariciar tu piel.

Cuando a mi lado estas me siento en tus brazos como un chiquillo sedicioso.

Es tan inmenso lo que nació en mi por ti que tenerte no me es suficiente y decirte que

tiene un límite es mentirte, al menos que en la inmensidad haya alguna longitud.

Me llenas y en un suspiro me eleva ese sentimiento hasta lo más alto, tan alto que concibo

no respirar.

Eres mi pregunta y mi respuesta, haces de mi alma tu recreo, y sin importarme solo

pidiéndole a dios que sea lo que él quiera continuo en este nuestro encuentro.

Me gozo en este deseo, porque puedo sentir como desnudas tú alma y la mía, no nos limita

la piel.

Nuestro encuentros no tienen tiempo, del reloj, su manecilla segundera hacemos un incienso

que hace del entorno un ambiente fragante que nos insta a la lujuria de la seducción, del

minutero la aguja con la que tejemos los hilos de nuestra piel y creamos nuestro amor y

la manecilla horaria; de ella hacemos la batuta con que dirigimos esta nuestra historia.

… así te siento en la locura de cada encuentro aunque no eres mía. Pero esperaré

pacientemente a veladas, y en soledad para adueñarme de tu corazón.

Comentarios sobre este poema