Lejos pero cerca...

Lejos pero cerca...
Estas en mi corazón. No hay distancia, ni profundidades del cielo que puedan separarme de ti. Los océanos se mueven con los vientos huracanados, pero ninguna fuerza me apartara de tu inmensa ternura que acaricia mi cuerpo hasta el final de los tiempos.
Lejos pero cerca de un amor que se alimenta de esos detalles que van haciendo la vida. Cada encuentro es una bendición de Dios, es un momento eterno que no se cansa jamás.
Mis besos marcan huellas en tu piel, esos besos de miel que se viven con pasión, que solo dos almas enamoradas hacen posible.
Devuelve tu sonrisa al paisaje del amor, ese amor que alguna vez se fue de su nido para nunca volver. Es el Ángel de mis sueños el revelador de tu existencia. Todo exacto tal como lo presencie en mi historia del ayer.
Palabras que echaron raíces en mi pensamiento, alguna vez estuvieron atrapadas en mí, pero el creador me entrego las llaves, abrí la puerta y te encontré con lagrimas en tus ojos, te abrace y te dije aquí estoy amor, llegue para quedarme para siempre en tu corazón.
La felicidad es entenderse, es amarse sin dejar cabos sueltos, es perdonarse, es vivir juntos en mundo donde el amor es el plato favorito.
Mira las estrellas en el firmamento, titilan en la distancia, así es mi corazón cuando estoy cerca pero lejos de ti, nada lo detiene, se estremece al saber que estas presente para cuidarlo, para mimarlo, darle paz y mucho amor. Te has convertido en la razón de mi existencia.
Nunca dejes de amar, la vida es bella vívela con pasión.

Comentarios sobre este poema