Mía

poema de JOKER

Aún no te toco, pero ya eres mía;
tu voz celeste no me es tan ajena
como un aciago canto de sirena.
Mis dedos aún no ven tu anatomía

de virgen mancillada, pero entera
tu piel me pertenece. En cada espasmo
de tu cuerpo de diosa algún orgasmo
me aguarda solidario. No hay frontera

entre tú y yo. Tus pies y tu cabello
deliran por mis labios, y mi acento
dibuja corazones en tu cuello.

En todos los rincones de tu aliento
habito como un duende. Soy más fuerte
que tu vida, tus sueños y tu muerte.

Comentarios sobre este poema