LLUVIA

poema de Nemo

Dude por un instante, y en ese instante se fue,
ni fugaz como las estrellas, ni despacio como un caracol,
se fue a la velocidad de las gotas de lluvia,
quería caminar con ella hasta donde terminara la tierra,
y decirle que podíamos volar sin tener alas, para saltar y morir juntos,
pero no lo hice, en vez de eso, Le dije adiós,
y en ese instante nació la extraña esperanza de volver a verla,
al mismo tiempo que me daba la espalda,
quería abrazarla y encadenarla a mí para que no se fuera,
pero cuando las dudas se despejaron ya era demasiado tarde,
ahora simplemente espero ser esa figura deforme que se pasea por su mente
y le sirve de paraguas, mientras yo soy la lluvia que la llora día tras día,
no le di más que una caminata a la vista de un desolado paisaje,
que desde el principio sabia que todo era una ilusión,
y que nunca la volvería a ver.

Comentarios sobre este poema