A UNA AMIGA A DISTANCIA

Alejandra, amiga mía del alma, sin querer te conocí, sin tocarte te toque, porque mi saludo yo se lo enviaba al aire, para que el fuera la paloma mensajera, que llegase a tu puerta de tu corazón, para que ella te diera mi carta de bienvenida a mi vida, mientras esta mordía una hoja en su pico que simbolizaría nuestra amistad.

Aunque sé que no te puedo ver, ni tocar, acariciarte o contemplar tu rostro a la luz de las velas, yo te siento en el aire, en el espejo veo tu reflejo, cuando camino yo te siento en cada pisada que se va dibujando en el piso, jugando con el agua voy imaginando tu silueta mientras el viento se la lleva, solo me queda soñar con la luna y despertar con el sol, donde ahí estas tú, eres mi amanecer, eres mi descansar, eres eso y más amiga Alejandra.

Y aunque sé que somos de países distantes, solo de palabras me puedo consolar y en mi mente llevo tu imagen, como el poeta contempla la luna, mientras la desnuda y la conquista con el sentir de su pluma, tú eres luz como la luna, hermosa, pasiva, abrazando a la noche y radiante como el sol.

También sé que somos de diferentes madres, pero yo te quiero y te siento como hermana de mi sangre.

Mientras tu estas distante yo le grito al viento y con las hojas caídas de los arboles les escribo, el enorme placer que sería conocerte, solo de sueños yo vivo y entre suspiro y suspiro yo pierdo los estribos de la emoción que sería conocerte, para darte un abrazo y nunca soltarte, amiga del alma.

Probablemente es que perdi la cordura, pero el cariño que yo tengo por ti es algo que ni contando el ultimo grano de arena lo entenderías.

A veces tienes momentos de cólera

Otras de dolor

Y en ocasiones eres obsesiva.

Pero no te preocupes yo estoy ahí para ti.

Pero no importa para mi eres tan especial y tan valiosa como aquel tesoro perdido en el desierto o como la última gota de agua que he de beber.

Déjame ser la brújula que guie tus pasos, no me malentiendas, no por favor, quiero ser tu timón de tu barco, pero siendo tu mejor amigo.

Así eres tú para mi Alejandra.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota