El AMOR ES CÁNCER Y A LA VEZ UNA DROGA

¡El amor es cáncer! cuando la chispa que lo mantiene vivo, se apaga, cuando los besos ya saben amargos, cuando las miradas chocan entre si y ambas se repelen, cuando las caricias ya no causan esa sensación de atracción, cuando la pasión se desvanece y solo el corazón, sigue latiendo con un poco de esas brasas que avivaron la ilusión y el fuego del amor.

¡El amor es una droga! Cuando por fin nos damos cuenta que esa persona es nuestro todo, es cuando uno empieza a abrazar a su pareja con sus palabras, es cuando uno desnuda a su amada con solo la mirada, es tocar a su amada, pero sin tocarla, es un juego de miradas, de besos, de caricias, donde todo tiene que ir a su ritmo, como la música, sonando armoniosamente en el corazón de los enamorados.

¡El amor es cáncer! cuando la pareja se encuentra distante no solo carnalmente, si no también espiritualmente, sus ojos ya no brillan como antes, con esa luz que alumbraba mi ser, sus labios pierden su humedad y sus besos me saben a un veneno letal, del que no quiero probar, su corazón y mi corazón se nos parte, pues esto ya es muy diferente, tan cambiante, este amor ya no es apasionante, ahora se volvió desgarrante.

¡El amor es una droga! cuando dos personas se unen para formar una sola carne, un solo ser, un solo espíritu, un solo corazón que late cada vez más fuerte y que lucha por permanecer unidos siempre, el amor es una droga cuando dos enamorados caminan ambos en un solo cuerpo y con el mismo perfume, llenándose de gozo y placeres, mutuamente, abriéndose de luz en cada paso.

¡El amor es cáncer! cuando ya todo está perdido, cuando ya todo nos sabe amargo, insípido y sin sabor, cuando los días los vemos oscuros, aun estando el sol, cuando el café nos sabe a agua, todos los besos, las caricias, y miradas, ahora son solo recuerdos y a la vez humo negro donde solo podemos apreciar ese color, pero no lo que hubo detrás de ese color, es morir lentamente con este veneno que nos consume.

Así es el amor, a veces es luz y otras es oscuridad, a veces tiene sabor y otras ni sabor ni color, así es, pero al final todos se enamoraron alguna vez.

Sé parte: Comenta y vota