¿Estamos fuera de peligro?

Observando aquellas conversaciones pasadas, no es fácil disimular las sonrisas que salen de aquellas ocurrencias que hablábamos a diario, aquellas peleas, aquellos reclamos, aquellas canciones que se quedaron solo en ideas, que sin duda eran parte de nuestro cariño. Sin duda, fuimos dos pequeños conduciendo un auto sin frenos, en una carretera insegura en la cual lo más hermoso era comparar el brillo que se apreciaba en los bosques con el de tus ojos, aquellos ojos de un hermoso verde único, que en nuestra última mañana adore ver al despertar. Cuando estábamos en la soledad de tu habitación y nuestras miradas se cruzaban sabíamos que todo estaba bien pero la realidad era diferente, estábamos en un campo minado, en una constante guerra en la cual las balas nos rozaban mientras intentábamos alcanzar nuestras manos para sentirnos seguros en un fuerte abrazo.

Me trasportabas a lugares preciosos, a lugares que jamás había conocido, pero así mismo los hermosos paisajes se convertían en pantanos aterradores cuando tu mirada apuntaba a otra dirección, en ese momento huíamos de lobos hambrientos que nos perseguían, pero cuando estábamos seguros sabíamos que solo eran inofensivos perros en busca de cariño. Solías sentirte intranquilo cuando nos besábamos en la oscuridad, aquellos monstruos que asechaban en la habitación de al lado, no resultaron ser más que nuestras propias sombras bajo el brillo de la luna.

Recuerdo nuestra última mañana en la cual ambos nos abrazamos, cuando me estaba quedando dormido te alejaste sin decir nada, pensé en decir que mejor te dejaba libre pero cuando mis ojos te vieron salir de la habitación tú aún me estabas observando y en el silencio total te pregunté: ¿aún estamos en peligro?

*NOTA: Este escrito nació después de recordar un antiguo sentimiento al escuchar la cancion "Out of the woods" la cual representaba una antigua relación fallida

Comentarios sobre este poema