Créeme

En el escenario no tengo el rol principal
solo hago parte de los espectadores,
sus miradas apuntan mal
mi nombre suena en los corredores.

Créeme, si lo sientes de corazón
las mentiras están apuñalándome,
y tus razones
son sus armas apuntándome.

Corro en la oscuridad
Sin encontrar tu mano,
y tú no encuentras la verdad
mientras sigo gritando en vano.

Créeme, antes era una hiedra venenosa
tú fuiste el mejor remedio,
pero no viste entre la niebla espantosa
la margarita creciendo en el medio.

Créeme...

Comentarios sobre este poema