Soledad

poema de Jaime Dreams

Con el frio en sus ojos, el miedo que muestran sus manos
Las lágrimas que giran en torno a su rostro,
Aquellos pasos lentos, cortos, el tiempo se detiene solo para observar
Mi sacrificio que perdonó la tristeza del ocaso,
Tras el muro la brisa, el murmullo de la tierra,
Sin duda alguna se pierde tantas palabras
Mientras, cada una cae en el vacío, quien responde por ella,
Odio, no imposible, yo susurré a la muerte,
Nostalgia, perdí mi alma en el infierno,
Somnolencia, la luz elimino la huella de sus sueños,
Esperanza, renací bastante tarde, solo quedan sus
Restos, aquel cadáver tibio, traté
Reconquistar su amor pero transforma es el delito del cielo,
Aun así he descubierto su cuerpo,
Tanta miseria, luchando contra armas sin filo,
Trato de seguir limitándome a buscar su sonrisa,
Todo se convierte en un preludio,
La brisa cálida me susurra unas palabras,
"ahora misteriosas letras trajeron sin duda los besos de la ausencia,
Alrededor del fuego se acercó su espíritu, sus labios se juntaron para
Silenciar al mundo, desde ahí las llamas grabó
El frio en su alrededor, fue el melancolía del destino quien los separo",
Yo, inmóvil contemplé las estrellas, para darme cuenta
Que ninguna de estas veía la tumba, donde depositaba todas
Las gotas del pasado, cavando cada vez más profundo entre la eternidad
Y el instante que tu fallecimiento,
Prosigo hasta que la roca me detenga
Para reclamar un último respiro, al lado de su tumba.

Comentarios sobre este poema