CIEN AÑOS DE SOLEDAD (Gracias Gabo)

Hoy aun no me he perdido,
sigue siendo lunes.
Los parpados se me congelan en el vagón del tren,
los tres mil muertos no son mucha compañía,
sigue siendo lunes.
Bajo el castaño perecen mis errores
y se me dificulta hablar en sánscrito,
si me quedo aquí un poco mas
corro el riesgo de llamarme Aureliano,
paso por el callejón de las begonias,
donde sigue siendo lunes,
pero el aire se inundo de olor a banano
y en el cuarto contiguo las mariposas amarillas
no dejan ni un espacio en blanco
solo un pequeño resplandor bajo la cama
que incita a la avaricia,
miro la lluvia que gotea desde hace 24 meses,
sin embargo sigue siendo lunes
y en mi corazón se aloja una pequeña isla
donde vive la mujer mas hermosa del mundo
y donde la tristeza tiene cola de puerco,
observo las casas de hielo y me doy cuenta;
sera lunes para siempre en tu mirada,
mientras yo te espero
en este cuarto,
inventándome guerras contra el estado
y fabricando pescaditos de oro
hasta que pasen cien años y en mi soledad
deje de ser lunes.

Comentarios sobre este poema