Adiós

poema de Bisvie

A veces le lloro al cielo
a la luna, e incluso al mar
porque gracias a tu desprecio
mi vida he dejado de manejar.

Imagino las estrellas despegar
bajo la bella luz
que me hacías emanar
con aquella, tu dulce voz.

Pero vida mía,
cariño de mi alma;
¿cómo puede ser que hoy
bailes en sus faldas?

Tal vez sólo me quedará
esa dulce melodía,
que mi pecho guardará
como aquella noche de melancolía.

Comentarios sobre este poema