Sotto voce

poema de nacho

Incomodidad elocuente, ¡escucha!:
errante
cruce por el limbo de las habladurías
¡"moderato"!, ¡"furioso"!,
mientras se elevaba y crecía dentro de mi
un misterioso y primitivo eco de ira
acompasado, casi como un destello implosivo
que incinera las entrañas más profundas
del hospedador desatado,
aquella vez
fui fuerte, fui libre, fui por unos instantes
el ser más deseado de entre todos los rechazados
fui el rostro olvidado
de la corona de espinas abolida,
en ese instante
la intuición afloro como una cierva
dándome consejos reconfortantes,
estuve seguro de lo que no era
casi como un trueno, casi como un rayo pulverizador
que galopea colérico sobre el cielo bermejo del sur,
¡oh si me vieras,
sí me vieras irías conmigo hasta el final
sin preguntar, sin siquiera dudar!
¡"andante"!, ¡"adagio"!, ¡"solfeggio"!

Comentarios sobre este poema