Nodriza

poema de nacho

Motriz incubadora
has consentido aquella parte cautiva
de mi instinto más primario,
como un tibio suero como sustento
he tomado un poco
de aquella libertad materna
sintiendo como la dulce llama
llena y quema al sometido cuerpo
que yace recubierto y extasiado
bajo la droga del seno contenedor,
he tomado una parte tuya
pero no he robado
la naturaleza cobijadora que me alimenta
aun en la hora más sedienta
aun en la hora famélica,
y eso es porque soy parte de ti

Se extingue el crepúsculo mortal
y este roza los brazos que sostienen
a un bautizado que ha sido iniciado
en la degustación de la vida
mientras duerme en la inodora esencia
del primogénito desertor,
¡euforia!
calma mi respiro, calma el hambre que drena
en el jubiloso aliento de una mañana no correspondida
en el estertor lactante que grita por subsistencia,
¡oh madre!, ¿dónde te has ido?
¡oh madre!, ¿porque no te has conectado conmigo?,
dulce despertar, formas parte de mi encanto
pero no he robado
la clemencia y serenidad de tu mirada
aun en el aroma más evidente
aun en el sueño que más perdura,
y eso es porque soy parte de ti

Dirige tu beso distintivo
hacia el gestante sentimiento,
aquella vez cuando el día se detuvo
fuiste coronada ingrávida por sobre una fría realeza
que "ordenó" con mirada glacial el sustento,
aquella vez en donde todo fue dicho
y en donde todo fue silenciado
en medio de una natural pulsión extranjera,
oxitocina, endorfina, prolactina
sabores desconocidos para un cuerpo acondicionado,
oh vulnerable vitalidad
ha sido el apego el que me ha llamado
más de una vez, más de lo habitual

Dirijo mi beso
hacia la voz del servidor original
cuyo instinto primario
demanda amor y conexión,
madre, madre, quédate conmigo
porque aún no he robado
el antídoto que todo aquel mamífero
ha descifrado en el ocaso del placer,
y eso es porque aun soy parte de ti
¡nodriza!, ¡nodriza!
¡corrige mi naturaleza mortal!

Comentarios sobre este poema