Modesta imitación

Hubieron días y consigo congojas que fulminaron de pronto los caracteres fuertes,
de esos días en que encuentras a tus padres llorando,
hubieron días también que asechan tus malestares emocionales.

"Padre si usted llora que quedará para mi",
que queda para mi si solo soy una modesta imitación de usted,
he intentado ser como usted y nunca lo he conseguido.

Finalmente para el día de tu muerte he de sacrificar mis sentimientos,
he de forjar una nueva armadura mental,
han de crecer mis convicciones y templanzas,
han de convertirse mis nervios en regocijos,
finalmente y por fin he de parecerme un poco a usted.

Pronto asesinaré a tu verdugo...

Comentarios sobre este poema