Magia Borrás

poema de Igna

Compré un juego de magia, era la noche de Reyes.
Pero entré en un bar, sabiendo que no debía.
Demasiado atractiva, demasiada noche.

Hay un programa con ese título:
“Perdona que no llegue a casa esta noche”
Pero no pedí perdón, sólo desplantes.

El juego de magia, fiel, desapareció en la barra.
Pero trajo apariciones: esa presión en el pecho,
malos caminos, sendas equívocas.

Ya furtivos de nosotros mismos,
en íntimos silencios enemigos,
inaccesibles a los gestos formales,
ya tardíos.

Tarde
Too late.

Comentarios sobre este poema