Canto a nuestra decadencia:

Cuando baje de la invernada, Por las malas noticias que me habían llegao,
No tuve tiempo, ni de contemplar repugnante el sufrimiento de los mios
El clima tampoco acompañaba, la pena que mis hijos, tan críos aun, comenzaban a compartir,
De su maire, que tendida en cama esperaba que ese dios que no me amparaba,
ni a ella tampoco se la llevara, entre tos y sangre se le fueron los días,
y nunca llegue a pensar que era mejor pa ella, abandonar este mundo, recaer en la madre tierra,
y acallar su pecho, ya tan cansao' de tanto sangrar.

Yo impotente, veía como ni el ‘’dotor’’ y ni la ‘’meica’’, podía amparar su sufrimiento,
y como mis hijos, que lloraban sin poder hacer nada, decaían, peor cuando alumbre
que la chacra, lo único que quedaba, se había hecho un acidal, un lodazal eriazo,
llevándose mi sustento, que luego, empezó a pesar en mis hijos, y en mi mujer,
que empeoraba, y sin poder cambiar esa situación, sin dinero,
ni alimento pa los mios, sin poder ir pueblo por no dejar a mi mujer en su peor momento,
sin tener en que consolar mi pena y la de los mios, mejor,
abandonar esta vida oscura, mejor, mejor, nunca contrasto tanto como ahora…

Vida andate rápido
Llévate mi sufrimiento
Y acaba los tormentos
Es lo que yo te pido
Que tan malo yo ei’ sido
Pa que castigues a los míos?
Como pecadores impíos
Con tu cruelda’ silente
Que llegai' de repente
A matar to’os mis bríos.

Que mas cruel padecer
Que’l que sufrió mi negra
Que a pesar de su entrega
Con la vida y con su ser
Nunca se logro enclarecer
Su grave enfermedad
Y la ataco sin piedad
Quitándole su juventud
Y la vida que es la virtud
Que tiene la humanidad.

Caminando como aparecío
Levanto mis pasos lentos
Mayor edad aparento
Y ha de ser el rocío
Que me recuerda lo frío
Que es la vida sin ellos
Todo recuerdo bello
Que enmudecío mi memoria
El olvido como noria
Se los traga sin destello.

Y la decadencia aun guarda
Los vestigios de mi pasado
Que sigue estando cerrado
De alegría y zalagarda
Y el sufrimiento que retarda
Mi caminar por estos mundos
Y voy de fundo en fundo
Con mi cantar roñoso
¡silencio cantor odioso!
Se refieren a mi en lo profundo.

Nadie me ha preguntado
Si quiera como me’i sentido
Ni al escuchar el triste toquido
Que en las juntas he digitado
Tampoco me han felicitado
Por cantar sin quebrantarme
Yo tampoco quiero alumbrarme
De mis sufrimientos de antaño
Si ya desde cuanto año
Que me duele el cantarle.

Sé parte: Comenta y vota