Oscuros Candiles

poema de Hector Canelo

Oscuros Candiles

El abrazo
se funde en la piel
como un regalo sangriento
tatuado en el alma:
un empeño, una esperanza
una ciencia conmovida
aletargando las asperezas cotidianas
o una ciénaga escondida
esperando con sigilosa calma
la llegada de su presa.

Temuco
descansa en el fuego
hay manos que construyen
y brasas de oscuros candiles
que invaden las tertulias
rompiendo la anatomía humana
el lamento del ganado y del hermano
que lo ha perdido todo…

Hacia el sur
las fuerzas son de la tierra
el hostil ramaje
desnuda soledades
la anarquía de un Arauco esclavo
irrumpe sobre el corazón
de la madre tierra
y no basta el abrazo
para consolar al dividido.

Ñuke Mapu
despierta
en tu aliento al oprimido…
Chaw Antü
entrega el hálito de vida primigenio
recogido de la tierra
por los siglos de los siglos combatidos
y congréganos en un solo pueblo.

Arauco busca y no encuentra
más que promesas vacías
esperanzas diluidas y hasta
guerra.

Arauco somos todos
por la sangre que nos
puebla:
Levántate y levántanos.

Nombres Mapuche:
Ñuke Mapu: Es el nombre dado por el pueblo Mapuche a la Madre Tierra.
Chaw Antü: Es el nombre dado por el Pueblo Mapuche al Padre Sol.
Ambos sustentan la Vida sobre la tierra.

Comentarios sobre este poema